Grupo NEUROREDES: Avenida 11 de Septiembre Nº 1881, Oficina 923. Providencia. Teléfono: 3769496.    
¿Qué es la Neuropsiquiatría?:

Es el puente académico entre la neurología y la psiquiatría, constituye el área científica que permite el entendimiento biológico de las ciencias de la conducta. Comprende el diagnóstico, tratamiento e investigación de las manifestaciones y/o complicaciones psiquiátricas que ocurren en la evolución de las enfermedades neurológicas. Enfatiza el papel de la alteración cerebral en la etiopatogenia de los trastornos psiquiátricos. El especialista en neuropsiquiatría evalúa y trata los trastornos psiquiátricos o conductuales en pacientes con patología neurológica, integra los abordajes neurológico y psiquiátrico al procedimiento rutinario de la evaluación médica para alcanzar una visión clínica integral y desarrolla líneas de investigación que contribuyen al mejor conocimiento de la patología neuropsiquiátrica.

La neuropsiquiatría en asociación con la psicología facilita esencialmente la evaluación de pacientes con trastornos cognitivos. Entre éstos destacan los pacientes con traumatismos craneanos, demencia, accidentes cerebro-vasculares y esquizofrenia.

¿Qué tan complejo es este tema?:

Para conocer mejor la mente, es decir, el complejo cerebro - mente enfermo, se precisa la cooperación interdisciplinaria de la neurología y la psiquiatría, con la ayuda de psicólogos, antropólogos, neuroquímicos, neurofisiólogos (electroencefalografía), de imagen, filósofos, bioquímicos y otros. Descifrar el síntoma (signo) mental, tanto en su delimitación psicopatológica como en sus bases anatomofisiológicas, es la gra misión de un neuropsiquiatra. Y esta es una gran tarea por las dificultades en lograr la sistematización del síntoma mental.

A continuación citaremos algunos párrafos del artículo "Cerebro, mente y síntoma" de E. García y J. García. REV Neurol 2006; 42: 439-43.
"El cerebro no es un mapa fijo cargado de etiquetas que indican las funciones, sino algo mucho más dinámico: es un órgano en evolución, que funciona por etapas, por niveles. Las lesiones comportan la regresión, la disolución, y tras el síntoma negativo, surge el síntoma positivo de una etapa anterior. Es decir, el cerebro conserva gran parte de su pasado, integrado ahora por la evolución, pero que puede reaparecer si desaparece la integración positiva".

"Sobre el modelo modular cada vez se desarrolla más el modelo conexionista, con intervención subcortical, que permite superar una de las dificultades de la localización estricta, como explicar el mismo síntoma en localizaciones diferentes. Pero, a pesar de las limitaciones, la localización cerebral, sin duda, ha aproximado de forma notable al neurólogo al síntoma psíquico". Sino veamos estas asociaciones: "el delirium tremens y los trastornos disejecutivos de los pacientes frontales, la apraxia ideomotriz izquerda en las lesiones callosas, los trastornos psiquiátricos en la esclerosis múltiple, o la depresión en las lesiones subcorticales vasculares".

El área de Broca, figura del centro, es la sección del cerebro humano involucrada en la producción del habla, el procesamiento del lenguaje y la comprensión. Aunque tradicionalmente se la ha asociado con la producción del habla, hoy parece que no es esa su función concreta. No hay que olvidar que, pese a la importancia de esta área en el habla, no se puede hablar en términos absolutos. Está ubicada en la tercera circunvolución frontal (circunvolución frontal inferior), en las secciones opercular y triangular del hemisferio dominante para el lenguaje (para la gran mayoría de seres humanos, diestros o zurdos, es el hemisferio izquierdo). Esta región corresponde a las áreas de Brodmann 44 y 45, y se conecta con el área de Wernicke, figura a su derecha, (la otra región importante para el lenguaje en los humanos) mediante un haz de fibras nerviosas llamado fascículo arqueado (o arcuato).
"No es sólo la localización, sino los sistemas de neurotransmisores, circuitos asociados anatómicamente y con especificidad bioquímica, lo que abrió puertas al tratamiento farmacológico. La resonancia magnética o la tomografía axial computarizada han logrado que el cuerpo se haga transparente. Y con la ayuda de signos radiológicos y eléctricos, se está construyendo no sólo la anatomía de las funciones cognitivas, sino la anatomía de las emociones (síntomas psíquicos), que apuntaban al lóbulo límbico, el cortex prefrontal, la amígdala temporal, conectadas a distintas estructuras subcorticales".

"El síntoma psíquico no es fácil de delimitar, y a la dificultad en su descripción se une la inespecificidad con respecto a la causa.Por lo tanto, se hizo necesario un reencuentro entre la psiquiatría, y su mejor acceso al síntoma psicopatológico y sus bases neurobiológicas, con la neurología, y su obsesión localizadora o la frecuencia de comorbilidad conductual. Haciendo cada vez más popular la neuropsiquiatría y las disciplinas afines como la neuropsicología, la psiquiatría biológica, la neurología de la conducta y otras".

"En el momento actual, los neuropsiquiatras están aprovechando los avances de las modernas técnicas de imagen -RM, SPECT (tomografía computarizada por emisión de fotón único) y PET (tomografía por emisión de positrones)- o funcionales -electroencefalograma (EEG), videotelemetría, etc.- para proseguir en el venerable método anatomoclínico y dar respuesta a esos cuadros como la esquizofrenia o la histeria que se resistían a una explicación anatómica o funcional. Lo que no logró la simple vista griega ni la microscopía, lo logran las nuevas técnicas de imagen. Estas nuevas técnicas complementan la anatomía con la fisiología y nos dejan observar el cerebro en vivo, mientras éste actúa. Pero una cosa es localizar las bases anatómicas de la esquizofrenia y otra explicar ésta de forma completa. La 'neurologización' de la psicología (algunos anuncian la muerte de la psicología y su transformación en 'neurociencia cognitiva') permite avanzar en aspectos parciales (aunque se aproveche bien el neurólogo clínico), pero que no explican el alma humana. Me explicaba un psicólogo que conocer con el mayor detalle la estructura de las plumas de un ave no explica las leyes de la aerodinámica, o que las leyes de la balística son independientes de la forma del proyectil. Lo psicológico debe explicarse de forma independiente, por mucho sustrato neuronal o sináptico que disponga".

Modernas técnicas de imagen
Meningosarcoma frontal izquierdo: imagen de perfusión que denota un marcado aumento del volumen sanguíneo cerebral en la periferia lesional.
Grupo NEUROREDES: Avenida 11 de Septiembre Nº 1881, Oficina 923. Providencia. Teléfono: 3769496.